Visitas : 6140436

Cambia el chip: no busques, ofrece

CAMBIA EL CHIP: Deja de buscar y pasa a ofrecer

Autor: Mariol Fierro. Sabemos que estás haciendo un gran esfuerzo por ponerte al día en la búsqueda de empleo. 

Sabemos que has modernizado tus métodos y tus herramientas: has aprendido a manejarte con las nuevas tecnologías y las redes sociales, has actualizado tus presentaciones… Estás utilizando TODAS las herramientas posibles y todas las herramientas de última generación, para buscar un empleo.

Pero repito: ¿aún buscas? Moderniza también tu enfoque.

Si te has modernizado y ya utilizas nuevas herramientas, por qué no utilizas también un nuevo enfoque en la búsqueda de empleo.

Cambia el chip. Hoy no se busca trabajo, se ofrecen propuestas profesionales.

Te voy a proponer un juego:

Cierra los ojos e imagina por un momento que eres el dueño de una gran empresa de servicios tecnológicos. ¿Te imaginas, con un servicio que ofrecer novedoso, con una novedosa tecnología que lo sostenta y yendo puerta a puerta solicitando que compren tus productos? ¿Te imaginas pegado a un equipo multimedia de última generación, pendiente de anuncios solicitando comprar un servicio similar al que tú ofreces para entonces remitirles tu propuesta? ¿Te imaginas en un congreso donde los compradores tengan un stand y tu empresa pasee para ver dónde pueden querer comprar tu producto?

¿Te parece que las empresas actúan como en nuestro ejercicio de imaginación? ¿Cuál crees que es la diferencia?

Realmente hay una gran diferencia, las empresas no actúan como en nuestro juego, hay un importante cambio en el enfoque:

1. Las empresas no buscan alguien que les compre, buscan vender algo. Son sujetos activos, que tienen en cuenta el mercado para ofrecer. OFRECEN, NO PIDEN.

2. Las empresas se adaptan a necesidades e incluso son capaces de crearlas. Son capaces de relacionar las necesidades del mercado con lo que ofrecen, y son capaces de hacernos ver que tenemos necesidades. DETECTAN Y GENERAN, NO BUSCAN.

3. Las empresas no presentan sus productos o servicios en base a datos y datos y datos….sobre ellos. Saben que existe una “VENTA EMOCIONAL” y gestionan ese recurso.

Ahora mírate. Cuando buscas trabajo en realidad eres como una empresa, eres tu empresa, con tus servicios y/o productos. Entonces, ¿Por qué no cambias tú también de enfoque?

 

Ahora abre los ojos, frótatelos y piensa, ¿qué estás haciendo tú?

1. ¿Eres sujeto activo que ofreces tus competencias o estás sólo buscando alguien que las compre, aunque lo busques con lo último en recursos tecnológicos?

2. ¿Estás pendiente del mercado para detectar sus necesidades y ser capaz de hacer visibles tus competencias en relación a ellas? ¿Estás mostrando más allá de las peticiones explícitas para crear consciencia de tus fortalezas y generar interés?

3. ¿Dónde está tu venta emocional? ¿Estás mostrando datos y más datos de estudios, experiencias….sin tener en cuenta competencias y valores? Es cierto, no eres una empresa; con más razón, eres una persona y trabajarás con personas. ¿Acaso crees que lo emocional no influye? ¿Cómo estás haciendo visible y gestionando tus competencias y valores emocionales?

Conoce, diferénciate sin dejar de ser tú, y muestra tu oferta. No estás pidiendo trabajo, tú eres quien ofrece su trabajo. No buscas, estás mirando cuál es la manera más visible de ofrecer. No te ofreces a ti, ofreces tus competencias, tus valores, tus emociones, desde un enfoque de servicio profesional. Es una parte de ti como persona, sólo una parte. Tu entidad como persona se mantiene tengas o no trabajo, seas o no contratado…TIENES MUCHO QUE DECIR.

¿Cambiamos el enfoque?